Desgarradoras declaraciones de los padres de Fernando Báez Sosa

Desgarradoras declaraciones de los padres de Fernando Báez Sosa

María Graciela Sosa Osorio, la madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes el 18 de enero de 2020 frente a un boliche de Villa Gesell, aseguró hoy que ella es "una mujer acabada", que su hijo "era un ángel" y que no comprende cómo chicos de su misma edad lo atacaron y le "arrebataron la vida", al declarar en la primera audiencia del juicio a los ocho rugbiers imputados por el crimen, que se lleva adelante en los tribunales de Dolores.

"Éramos inseparables. Éramos una familia feliz, humilde, que tratamos de inculcar los mejores valores a nuestro hijo. Era un chico muy sacrificado, desde chiquito", dijo conmovida la mujer, al declarar como la primera testigo del juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de esa localidad.

"No comprendo, y nunca aceptaré, cómo chicos de la edad de Fer le hayan hecho esto. Lo atacaron por la espalda, lo tiraron por el piso, le reventaron la cabeza...ese cuerpito que yo lo tuve nueves meses en mi panza", dijo en un tramo de un testimonio cargado de llanto y emoción, al punto de que en dos oportunidades la jueza que preside el tribunal le preguntó si estaba en condiciones de seguir.

"No tuvieron piedad. Le llamaban 'negro'. Era mi príncipe. Lo educamos tanto y que de un día al otro aparezcan en su camino. ¿Con qué derecho le arrebataron la vida?", preguntó Graciela delante de los acusados por el homicidio de su hijo.

Y continuó: "No tengo nada, no tengo razón para vivir. ¿Saben lo doloroso que es ir al cementerio, tocar la foto de él y no tener respuesta? Somos huérfanos para siempre. Quiero un poco de paz". "Yo extraño muchísimo a Fernando. Van a hacer tres años, para mí es como que el tiempo se detuvo. A veces pienso que es una pesadilla. Pero no es así: Fernando está muerto. Se fue para siempre de nuestra vida. Mi chiquito hermoso tan bueno. Que me dio tanta felicidad. Yo ya soy una mujer acabada, sin vida, sin ganas de vivir. No sé de dónde saco la fuerza, pero sigo adelante. Extraño tanto ese abrazo, que el día de la madre yo no pueda escuchar 'feliz día mami'", señaló la mujer, cuyo testimonio hizo llorar hasta al personal policial que escuchaba desde la puerta del recinto.

Luego, describió a Fernando como "un chico feliz, humilde, tímido" y con "muchísimos amigos" y a quien decidieron darle todo su apoyo cuando al terminar la escuela secundaria decidió "estudiar la carrera de abogacía". "Hice todo lo posible para que nunca le faltara nada. Y sobre todo le di mucho amor. Mucho amor le di a Fernando", agregó.

aseguró que "no podía creerlo porque mi hijo no tenía enemigos y era muy tímido, muy educado".

Silvino, el padre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en 2020 en Villa Gesell, declaró en la primera audiencia del juicio a ocho rugbiers acusados del homicidio, que fue un comisario de la policía bonaerense quien le avisó horas después del hecho que su hijo había muerto "en una riña", pero que hasta que llegó a esa ciudad balnearia tenía un "poquito de esperanza de que fuera otro" el fallecido.

"Fernando fue todo para mí. Era el ser más amado de mi vida. Era un chico muy educado. Compartíamos todo. Tenía un proyecto de vida, de estudiante. Se sacrificó mucho para llegar. Muy trabajador. Era muy tímido", describió el hombre al declarar como testigo ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores luego de que lo hiciera su esposa Graciela, madre de la víctima.

Respecto del día del hecho, Silvino recordó que fue "una mañana muy difícil".

"Ese día iba a trabajar. Graciela se levantó temprano. Estaba dando vueltas y no se quería levantar, y había una señora conocida que llamaba desde Gesell. '¿Escuchaste lo que pasó?', le dijo. 'A Fernando le pasó algo y lo llevaron al hospital'".

Y continuó: "Después me dijo Graciela: 'Voy a preparar los bolsos para ir a Villa Gesell a ver qué le pasó a Fernando' y en ese interín sonó el teléfono. Atiendo. 'Soy el comisario Rosales, ¿usted es el papá de Fernando Báez Sosa? Su hijo murió en un riña'"

"No lo podía creer porque Fernando no tenía enemigos", declaró Silvino, quien, acto seguido le dijo a su esposa: "Graciela, mirá, lo mataron a Fernando".

De acuerdo con el testigo, en ese momento, la mujer lo golpeó como si le diera "cinco puñaladas en el pecho", sin creer lo que le decía. "Empezamos a preparar el bolso, buscamos ropa, camperas. Me llegaba información y me llamaban de todos lados, no le respondía a nadie. Había un poquito de esperanza de que fuera otro", agregó Silvino.

Luego, el hombre relató que se trasladó junto a su esposa a Villa Gesell donde se encontraron con el primer fiscal de la causa: "Nos dijo que a Fernando lo mataron en una pelea."

"Me llevaron a reconocerlo. Fue duro porque una parte de mí estaba ahí tirada en una bandeja. No lo podía tocar porque recién venía de la autopsia, estaba chorreando sangre por todos lados", describió el padre de Fernando, quien detalló que en la morgue lo vio "hecho pedazos".

Visiblemente emocionado, expresó: "Yo tengo muy presente todo lo que le pasó a mi hijo, están escuchando a un padre que perdió las ganas de vivir, la felicidad."

En otro tramo de su declaración, Silvino contó que su hijo le había pedido el día que viajaba a Gesell que lo despertara a las 5, pero como él lo vio dormido no quiso molestarlo: "Le debo ese abrazo, esa despedida. Y sigo con ese vacío enorme de no haberle dado ese abrazo."

Luego, Silvio recordó que Fernando le envió un mensaje de audio agradeciéndole el dinero para el viaje y que solía decirle: "Papá, vos confiá en mí."

"En este mundo, ¿puede haber tanta crueldad? Me pregunto todos los días. Tengo tanta bronca encima", concluyó el padre de Fernando.

Tras la declaración Silvino, el TOC 1 pasó a un cuarto intermedio hasta hoy a las 9 cuando el juicio se reanude con nuevas declaraciones testimoniales.

Estas son las desgarradoras declaraciones de los padres de un joven asesinado. Solo aquel que vivió una situación parecida podrá entender la sensación de muerte en vida por la que atraviesan esos padres sin hijo. Ojala sus testimonios sirvan para llegar a la conciencia y los corazones de los que deben tomar una decisión. Fernando no va a volver a la vida. Sin embargo sus padres aún tienen la posibilidad de hallar algo de paz en sus vidas.

Justicia para Fernando y sus padres.

Seguinos en IG: @Meridiano63

Seguinos en TW: @Meridiano63ok

Seguinos en FB: Meridiano63